Los amantes de los libros y la literatura se dan cita en ‘Librofilia’

Como esta semana ha estado centrada, principalmente, en mostrar redes sociales del mundo de la cultura y el arte, desde Cultura en Positivo queremos finalizarla en la misma línea. Después de ver una red social ideal para cinéfilos y bucear por una comunidad exclusiva para artistas, hoy nos centramos en el plano literario.

En esta búsqueda por el mundo online hemos encontrado una nueva comunidad dedicada a los libros y a lo grandes lectores. Librofilia se vende como una red social de “recomendaciones literarias” en la que puedes recibir información de los libros que más te interesan, gestionar tus lecturas, compartirlas y disfrutar de la amplia base de datos creada por otros usuarios de la red.

Entre los contenidos que los usuarios pueden encontrar en esta red social destacan también las fichas realizadas de cada título literario, bibliografías de autores, reseñas y críticas. Todos los usuarios de esta comunidad participan activamente en la creación de este gran índice bibliográfico, convirtiendo el placer de la lectura en una verdadera experiencia social.

¿Cuál es la novedad más interesante de Librofilia? Nos llama la atención que tiene un sistema basado en el “karma”, al más puro estilo de “meneame.com”, que beneficia a los usuarios más activos. El karma es un valor que se calcula periódicamente a partir de la participación en la propia red y que atiende a factores como el envío de libros, las críticas redactadas, el número de fichas completadas o el tiempo de conexión. Las publicaciones de usuarios con un karma elevado obtienen una posición privilegiada en la página.

Por otro lado, desde la propia red apuestan por una lugar en internet “más social”, donde la comunidad pueda votar por cambios en cada ficha: críticas, sinopsis, portadas, títulos de libros, libros que componen tours de votación… Con esto consiguen que no todo dependa de un equipo de validación y que la figura del usuario sea más importante.

Del mismo modo, y para preservar la privacidad de sus integrantes, las amistades en  Librofilia son bidireccionales, es decir, se necesita la aprobación del otro para poder estar en el mismo círculo.

Esto es sólo una parte de lo que te puedes encontrar aquí. Si eres aficionado a la lectura y te gusta escribir y charlar sobre los libros que has leído, o los que te gustaría leer en el futuro, te recomendamos que pruebes Librofilia y te sumes a esta charla 2.0 con un dulce sabor literario.

Anuncios

“En unos años, será algo común tener un ebook en casa”

© Jorge Montgomerie

El ebook reclama una mayor presencia en la nueva industria literaria. Mientras se van definiendo las líneas de convivnecia con los libros tradicionales, la búsqueda de un modelo de negocio de garantías se está convirtiendo en una prioridad. Desde ‘Cultura en Positivo’ hemos querido ahondar más en el tema desde el punto de vista de un escritor de renombre.

Jorge Eduardo Benavides ha hablado con nosotros sobre la reciente industria editorial y la llegada del ebook como nueva herramienta para la literatura. El autor, que ha publicado con la editorial ‘Musa a las 9’ la novela ‘Los años inútiles’, nos concedió una interesante entrevista sobre la actualidad del libro electrónico y los nuevos retos a los que se enfrenta la literatura en este nuevo paradigma de una industria con sabor 2.0.

Como escritor, ¿cómo está viviendo este cambio en la industria editorial con la llegada del ebook?

Realmente creo que nadie del sector, ni libreros, ni editores, ni mucho menos escritores, sabemos cómo nos puede afectar. Por un lado, es indudable que el ebook abre muchas posibilidades para tener más lectores. Lo que no sabemos es cómo vamos a poder cobrar esos derechos. Es un poco lo que ha pasado con la música, pero el libro es distinto. En esa incertidumbre estamos, pero a mí me parece positivo que existan otros formatos donde se pueda leer. Frente al resquemor de aquéllos que creen que el libro digital puede sustituir al libro de papel, yo no creo que eso ocurra, por lo menos a medio plazo.

Entonces, ¿cree que la relación entre el ebook y el libro en papel tenderá a la convivencia?

Sí, a medio plazo sí. No sabemos qué ocurrirá dentro de 30 ó 40 años en adelante, pero me da la sensación de que los libros tradicionales van a seguir existiendo porque resultan muy eficaces, ya que tienen muchas cualidades que los libros digitales todavía no tienen.

Antes le preguntaba sobre su visión desde el punto de vista del escritor. ¿Qué visión tiene al respecto como lector?

Yo he utilizado algunos modelos de ebooks y son muy cómodos para leer. Como hay tantos, algunos tienen algunas ventajas que otros no tienen. Leer es muy sencillo, es muy cómodo y abre unas enormes posibilidades para los que somos lectores como poder llevarte los libros que quieras de viaje y no tener que cargar con mucho peso. Para sondear lo que uno quiere leer es una herramienta muy buena.

¿El ebook da más oportunidades a los escritores?

Sí, lo que pasa es que hay que unificar los criterios de los aparatos en sí, el hardware, para que sea fácil para el consumidor acceder a los libros a través de Internet para poder descargárselos. Tienen que ofrecer una serie de ventajas que ya empiezan a ofrecer como la lectura fácil, por esto de la tinta digital, y luego creo que nos acostumbraremos bien a leerlos. Pero mientras haya tantos formatos que no son aceptados por algunos aparatos y por otros sí, eso retrae mucho al lector.

Por otro lado, las editoriales convencionales no saben absolutamente nada de este negocio, como lo han demostrado al crear portales hechos como páginas web, que ya están desfasados, en lugar de crear una aplicación. Cuando los editores se den cuenta de cómo es el negocio seguramente habrá más ventajas de las que hay ahora.

¿Cambia mucho para el autor el trabajo “post creación literaria” en el proceso de producción del ebook?

Habrá de todo. Muchos se limitarán a escribir como hasta ahora y se lo pasarán a sus editores, quienes lo pondrán en el formato adecuado, y habrá escritores que incluso escriban pensando en el ebook con nuevas fórmulas como las que se utilizaban a finales del siglo XIX y principios del XX, por entregas. Supongo que una de las muchas posibilidades es la posibilidad de comprar la novela por entregas y que el lector pueda ir viendo cómo se va desarrollando la historia. En el fondo, estamos volviendo al siglo XIX, por lo que tenemos todo el pasado para hacer literatura.

Mucha gente se queja de los precios altos de los ebooks actuales, ¿qué opina al respecto?

No creo que realmente sean muy caros pero soy optimista al creer que el precio va a bajar y que se van a generar multitud de oportunidades. Lo que le importa al vendedor de esos soportes no es tanto el soporte en sí, como ocurre con los ordenadores, sino lo que se compra, lo que transita por estos. En España habrá un desembarco grande del ebook como ya ocurrió con los portátiles y los móviles.

Lo que ocurre es que todavía no hay una cantidad de títulos suficientes para animar a los lectores. Uno se encuentra clásicos, que es lo que menos lee un lector medio. Cuando los lectores tengan las mismas ofertas que en la librería y se conozcan con más frecuencia alternativas como ‘Musa a las 9’, es decir, más editoriales online donde se puedan adquirir libros de escritores actuales, será el comienzo del cambio.

Usted es de Perú, ¿cree que es muy diferente la situación actual que se vive en España de la existente fuera de sus fronteras?

Yo creo que, ahora, en el mundo está ocurriendo exactamente lo mismo. En países más pobres la entrada del mercado del libro digital es más lenta, pero más por razones económicas que por razones tecnológicas. El mercado latinoamericano está creciendo muchísimo más y hay una receptividad muy grande al ebook.

Parafraseando el título de una de sus novelas, ¿cree que este retraso en la industria nos permitiría hablar de ‘Los años inútiles’ de la literatura online?

Es el típico problema de un mercado que se mueve vertiginosamente y que, a la larga, nos va a beneficiar, como nos ha ocurrido con las nuevas tecnologías. Hace unos diez o quince años era impensable que uno tuviera un portátil, que pudiera montar una empresa online, una editorial… Siempre va a haber esta tendencia de que cada dos años cambiarán los aparatos que nos obliguen a cambiar los formatos. El libro electrónico se está asentando y en unos años será algo común tener un ebook en casa.

Conoce a fondo a Jorge Benavides  Conoce a fondo ‘Musa a las 9′