“Es importante que todos los agentes del sector promuevan la lectura digital”

Durante esta semana han salido muchas noticias en los medios sobre la lenta incorporación del ebook en España. Desde Cultura en Positivo hemos hablado con Arantza Larrauri, la directora general de Libranda, para que nos dé una visión clara del tema, de las barreras existentes y de los cambios que debe acometer el sector.

Así, en esta primera parte de la entrevista nos comenta de las labores de Libranda y de las principales interrogantes que rodean al mundo ebook en la actualidad. La próxima semana publicaremos la segunda parte de esta entrevista, más centrada en el nuevo paradigma que ha generado internet, y en la relación de futuro que tendrán el ebook y el libro tradicional.

Para quien no conozca la labor de Libranda, me gustaría que explicaras un poco cuáles son sus objetivos.

Libranda es una empresa de servicios digitales B2B (“Business to business”) que tiene como objetivo final contribuir a la difusión y el crecimiento de la lectura digital en España y a nivel internacional. Nuestros proveedores son las editoriales y nuestros clientes son las tiendas online y, próximamente, también las bibliotecas online. Nuestra misión es aportar a ambos un conjunto de servicios que les permitan gestionar el entorno digital. Para hacer un parelelismo con el mercado estadounidense, las principales empresas B2B que allí realizan la misma función que Libranda son, entre otras, Ingram y Overdrive.

¿Cuáles son esos servicios?

Dentro del conjunto de servicios, el más importante es la distribución de los libros electrónicos de las editoriales para que éstos estén presentes en las tiendas online del mundo de forma que éstas puedan venderlos al usuario final (a los lectores) y en las bibliotecas online para que éstas puedan prestárselos a  sus usuarios. Además del servicio principal de la distribución ofrecemos otros servicios complementarios a las editoriales (herramientas de marketing para la promoción de los libros digitales, información estadística y de mercado, etc) y a las tiendas y bibliotecas (aplicaciones de lectura de libros electrónicos para los entornos Apple y Android, creación de páginas web preparadas para la venta de libros electrónicos, etc).

¿Cómo gestionáis la distribución?

La distribución se basa en tres actividades principales: 1) la realización de las labores de logística digital, 2) la gestión comercial de los libros en las distintas tiendas y 3) la gestión administrativa y de información de ventas. En lo que respecta a la primera, Libranda realiza las gestiones de logística digital necesarias para que los libros electrónicos de las editoriales puedan venderse en las tiendas online o prestarse en las bibliotecas online. Estas tareas pueden resumirse en dos aspectos: Gestión de los archivos (almacenaje, gestión de la protección, -sólo en aquellos casos en que autores y editores soliciten que los archivos incorporen DRM- y transmisión de los mismos) y Gestión de los “metadatos” (organización, envío y actualización de los mismos).

Los “metadatos” son el carnet de identidad de un libro, esto es, todos los campos de  información comercial y técnica que necesitan  las tiendas y bibliotecas  para presentarlo en sus páginas web (por ejemplo título, sinopsis, autor, precio, territorio donde puede comercializarse, elementos promocionales del libro, portada, etc). En función de la naturaleza y tecnología de cada tienda o biblioteca online realizamos las tareas mencionadas de un modo u otro; de forma total o parcial. Nos adaptamos a las necesidades de los clientes en cada caso.

En relación a la segunda actividad, las editoriales que trabajan con Libranda deciden y escogen siempre si quieren realizar la gestión comercial directa con las tiendas online o si optan por delegar esa  gestion en Libranda.

Finalmente, en lo relativo a la tercera actividad, Libranda ofrece los servicios de gestión administrativa (facturación y cobro) y de reporting y estadísitcas de ventas de la editorial por diversos criterios (canal, título, autor, categoría etc).

¿Qué es lo que verdaderamente aporta Libranda?

Las editoriales pueden ver a Libranda como su departamento de gestión digital (un departamento externalizado) que les aporta valor facilitando y agilizando la gestión de su contenido digital. Realizando una única carga de sus libros electrónicos y correspondientes metadatos en nuestro almacén digital, los libros y la información de los mismos llegan de forma simultanea, ordenada y siempre respetando los requerimiento de las editoriales de cada uno a las tiendas online y bibliotecas del mundo.

En cuanto a las tiendas y bibliotecas online, el principal valor que  aportamos es poner a su disposición, -para la venta o para el préstamo bibliotecario respectivamente-, el catálogo digital de  las editoriales que trabajan con nosotros. Al realizar Libranda  la gestión técnica y operativa de archivos y “metadatos” de muchas editoriales, facilita enormemente la gestión de las tiendas y bibliotecas online, permitiendo que éstas puedan “despreocuparse” de las cuestiones logísticas, centrándose en los aspectos comerciales y de marketing necesarios para la venta o el préstamo digital.

Parece que en España tenemos cierto retraso sobre todo con la llegada del ebook, ¿cuáles son las iniciativas que se deben tomar en los próximos años?

Estamos en la fase inicial del desarrollo del libro electrónico en nuestro país y, por ese motivo, lo importante a corto plazo es llevar a cabo iniciativas que sirvan en primer lugar para que el público lector descubra el encanto y las ventajas de la lectura digital (portabilidad y ligereza, acceso inmediato al libro deseado, ampliación de letra, diccionarios y buscadores incorporados, precios más bajos, interacción del lector con el libro y con otros lectores, etc).

Es importante que todos los agentes del sector y también los medios de comunciación, blogs, foros, etc hablen, promocionen y promuevan la lectura digital para que los lectores la descubran. Es también un tiempo para informar y formar a los lectores sobre las distintas opciones disponbiles para comprar y leer libros electrónicos.

Ese descubrimiento debe ir acompañado de tres cosas fundamentales que deberían ser iniciativas prioritarias en el corto plazo. Por un lado es importante contar con una oferta amplia y atractiva de contenidos. La mayoría de las editoriales que trabajan con Libranda están ya publicando de forma simultánea las ediciones electrónica y en papel de sus novedades. Además a medida que crezca el mercado será imporante digitalizar también el fondo de catálogo. La digitalización rápida es fundamental para el desarrollo del mercado. Es importante que aquellas editoriales que todavía no han dado sus primeros pasos en la digitalización lo hagan cuanto antes para poder consolidar, entre todos, una gran oferta.

Por otro lado es imporante la difusión y promoción de dispositivos de lectura digital (fundamentalmente e-readers de tinta electrónica y tablets) por parte de los fabricantes y de tiendas. A este propósito contribuirán sin duda las tiendas online que han apostado por crear e- readers propios de lectura y aquellas que han desarrollado aplicaciones de lectura y compra de libros digitales para tablets y smartphones.

Finalmente, es fundamental que las tiendas y las bibliotecas online desarrollen tiendas y bibliotecas de libros electrónicos atractivas y claras donde sea fácil realizar el registro de cliente/usuario; donde descubrir los libros sea un proceso ágil e intuitivo (buscador, buena organización temática, presentación de novedades, recomendaciones, etc) y donde sea cómodo comprarlos, si hablamos de tiendas, o solicitarlos en préstamo, si hablamos de bibliotecas.

Siguiendo con el ebook y el nuevo modelo que trae bajo el brazo, ¿cómo se está desarrollando en España este nuevo formato? ¿Qué cambios trae de la mano?

El inicio del desarrollo del libro electrónico en nuestro país es muy reciente pero se han dado ya pasos muy importantes que sin duda permitirán que el mercado se desarrolle con más rapidez en los próximos meses. Por un lado, muchas editoriales han realizado inversiones en la negociación de derechos digitales y  han iniciado la digitalización de su catálogo (fundamentalmente las novedades). También están adaptando sus procesos y organización, creando departamentos digitales y formando a su equipo de colaboradores en la concepción y promoción del contenido digital.

Dado que las inversiones requeridas (tecnológicas, de contratación y formación de personas, etc) son elevadas, muchas editoriales emplean los servicios de empresas B2B como Libranda (u otras que operan en el mercado) para gestionar las actividades propias de este nuevo negocio, tal y como hemos indicado anteriormente. El contratar los servicios de las empresas B2B permite que muchas editoriales, especialmente, las de tamaño mediano y pequeño, puedan incorporar rápidamente su catálogo digital al mercado, sin tener que destinar excesivos recursos, ampliando de esta forma la diversidad de la oferta cultural. En Libranda, por ejemplo, distribuimos ya el catálogo 40 grupos editoriales (de España y también de otros países como México, Colombia, Argentina, Chile,..etc).

Asimismo, hay ya muchas tiendas online en nuestro país que han iniciado la venta de libros electrónicos. Entre esas tiendas podemos encontrar cadenas de librerías y librerías independientes que también venden libros en papel, pero también nuevas tipologías de tiendas online como por ejemplo aquellas que han nacido únicamente como librerías digitales, tiendas que forman parte de redes sociales de literatura, etc. De nuevo la diversidad de puntos de venta es importante. Estas tiendas también han trabajado conjuntamente con las plataformas B2B, accediendo a los distintos servicios tecnológicos que han posibilitado iniciar la venta de libros electrónicos en nuestro país. Hoy en dia, ya hay más de 60 tiendas online que trabajan con Libranda en España.

Al blog de ‘Cultura en  Positivo’ escribe mucha gente quejándose por los sistemas anticopia de los ebooks, ¿son realmente un problema?

Hay tiendas online que han optado por crear sistemas de gestión de derechos digitales (DRM-Digital Rights Management) propios/propietarios que incorporan a los libros electrónico que venden. El punto positivo de este sistema es que al ser un DRM propio está perfectamente integrado en el proceso de registro, compra y lectura en la tienda de forma que cuando el usuario compra un libro y lo abre para leerlo no es consciente de que el archivo lleva un DRM porque no ha tenido que interrumpir en ningún momento el proceso de compra y lectura. Por contra, el aspecto que podríamos considerar menos positivo de estos sistemas es que, al ser propios de una tienda en concreto, no son estándares y permiten la lectura únicamente en los dispositivos de lectura y aplicaciones propios y exclusivos de dicha tienda.

Existen otro grupo de tiendas que no han desarrollado un DRM propio sino que venden los libros protegidos con el DRM de Adobe (ACS4). La mayoría de e-readers del mercado son compatibles con el DRM de Adobe y existen también varias aplicaciones de lectura compatibles con este DRM para tablets y smartphones. Un aspecto positivo de este sistema es que, es independiente de la tienda, de forma que cuando el usuario compra un libro con DRM de Adobe en cualquier tienda podrá leerlo en prácticamente la mayoría de los dispositivos existentes en el mercado.

Sin embargo, el aspecto menos positivo es que al no tratarse de un DRM propio de la tienda, no está integrado en el proceso  de registro, compra y lectura de forma que la primera vez que el usuario va a descargar y leer el libro es consciente de que existe dicho DRM porque, esa primera vez, debe descargarse el programa Adobe Digital Editions y darse de alta como usuario de Adobe. Esa será la cuenta que le permitirá gestionar sus contenidos independientemente de la tienda que escoja cada vez que quiera comprar un libro electrónico (de entre aquellas que emplean el DRM de Adobe). Esta interrupción sólo tiene lugar la primera vez, en el momento de darse de alta. No afecta a las compras posteriores que se producirán sin ninguna interrupción de esta naturaleza.

Probablemente las quejas a las que haces referencia, tendrán que ver con la circunstancia de esa primera vez en la que debe realizarse el alta en el programa.

Existe un rumor constante que dice que los ebooks son muy caros en comparación con los libros de papel, ¿hasta qué punto es esto cierto?

La responsabilidad de fijar los precios de los libros electrónicos en nuestro país (y en muchos otros países del mundo) recae, por la Ley del Libro, en las distintas editoriales, que en función de su política de precios general, de la tipología de libro y de sus circuntancias (negociación de derechos de autor, márgenes comerciales que han pactado con las distintas tiendas, etc) determinan en cada caso el precio que consideran oportuno para cada libro.

Estamos en la fase de inicio del negocio para todas las editoriales y las estrategias son variadas. Es una fase de experimentación, de aprendizaje. Hay que tener en cuenta que uno de los factores que impactan de forma directa en el precio es la discriminación fiscal a la que el libro electrónico está sometido a nivel Europeo. En el caso de España, por ejemplo, el libro en papel tributa a un 4% y en cambio el libro electrónico a un 18%.

¿Cómo es posible que se mantenga esta discriminación si estamos hablando del mismo libro sólo que en un formato diferente? A medida que se desarrolle el mercado y se estudien los resultados de las distintas políticas de precio, las editoriales irán fijando las que consideren más adecuadas.

Rubalcaba ha abogó hace unas semanas por un IVA “superreducido” para los ebooks, ¿qué opináis al respecto?

Es muy importante contar con todos los apoyos para conseguir erradicar la discriminación fiscal a la que está sometido el libro electrónico, tal y como he indicado anteriormente. Ojalá el objetivo sea una realidad este mismo año o, a más tardar, en el año 2012.

*El lunes publicaremos la segunda parte de la entrevista, en la que hablamos sobre internet y la convivencia en el futuro de los ebooks y los libros tradicionales.

“En unos años, será algo común tener un ebook en casa”

© Jorge Montgomerie

El ebook reclama una mayor presencia en la nueva industria literaria. Mientras se van definiendo las líneas de convivnecia con los libros tradicionales, la búsqueda de un modelo de negocio de garantías se está convirtiendo en una prioridad. Desde ‘Cultura en Positivo’ hemos querido ahondar más en el tema desde el punto de vista de un escritor de renombre.

Jorge Eduardo Benavides ha hablado con nosotros sobre la reciente industria editorial y la llegada del ebook como nueva herramienta para la literatura. El autor, que ha publicado con la editorial ‘Musa a las 9’ la novela ‘Los años inútiles’, nos concedió una interesante entrevista sobre la actualidad del libro electrónico y los nuevos retos a los que se enfrenta la literatura en este nuevo paradigma de una industria con sabor 2.0.

Como escritor, ¿cómo está viviendo este cambio en la industria editorial con la llegada del ebook?

Realmente creo que nadie del sector, ni libreros, ni editores, ni mucho menos escritores, sabemos cómo nos puede afectar. Por un lado, es indudable que el ebook abre muchas posibilidades para tener más lectores. Lo que no sabemos es cómo vamos a poder cobrar esos derechos. Es un poco lo que ha pasado con la música, pero el libro es distinto. En esa incertidumbre estamos, pero a mí me parece positivo que existan otros formatos donde se pueda leer. Frente al resquemor de aquéllos que creen que el libro digital puede sustituir al libro de papel, yo no creo que eso ocurra, por lo menos a medio plazo.

Entonces, ¿cree que la relación entre el ebook y el libro en papel tenderá a la convivencia?

Sí, a medio plazo sí. No sabemos qué ocurrirá dentro de 30 ó 40 años en adelante, pero me da la sensación de que los libros tradicionales van a seguir existiendo porque resultan muy eficaces, ya que tienen muchas cualidades que los libros digitales todavía no tienen.

Antes le preguntaba sobre su visión desde el punto de vista del escritor. ¿Qué visión tiene al respecto como lector?

Yo he utilizado algunos modelos de ebooks y son muy cómodos para leer. Como hay tantos, algunos tienen algunas ventajas que otros no tienen. Leer es muy sencillo, es muy cómodo y abre unas enormes posibilidades para los que somos lectores como poder llevarte los libros que quieras de viaje y no tener que cargar con mucho peso. Para sondear lo que uno quiere leer es una herramienta muy buena.

¿El ebook da más oportunidades a los escritores?

Sí, lo que pasa es que hay que unificar los criterios de los aparatos en sí, el hardware, para que sea fácil para el consumidor acceder a los libros a través de Internet para poder descargárselos. Tienen que ofrecer una serie de ventajas que ya empiezan a ofrecer como la lectura fácil, por esto de la tinta digital, y luego creo que nos acostumbraremos bien a leerlos. Pero mientras haya tantos formatos que no son aceptados por algunos aparatos y por otros sí, eso retrae mucho al lector.

Por otro lado, las editoriales convencionales no saben absolutamente nada de este negocio, como lo han demostrado al crear portales hechos como páginas web, que ya están desfasados, en lugar de crear una aplicación. Cuando los editores se den cuenta de cómo es el negocio seguramente habrá más ventajas de las que hay ahora.

¿Cambia mucho para el autor el trabajo “post creación literaria” en el proceso de producción del ebook?

Habrá de todo. Muchos se limitarán a escribir como hasta ahora y se lo pasarán a sus editores, quienes lo pondrán en el formato adecuado, y habrá escritores que incluso escriban pensando en el ebook con nuevas fórmulas como las que se utilizaban a finales del siglo XIX y principios del XX, por entregas. Supongo que una de las muchas posibilidades es la posibilidad de comprar la novela por entregas y que el lector pueda ir viendo cómo se va desarrollando la historia. En el fondo, estamos volviendo al siglo XIX, por lo que tenemos todo el pasado para hacer literatura.

Mucha gente se queja de los precios altos de los ebooks actuales, ¿qué opina al respecto?

No creo que realmente sean muy caros pero soy optimista al creer que el precio va a bajar y que se van a generar multitud de oportunidades. Lo que le importa al vendedor de esos soportes no es tanto el soporte en sí, como ocurre con los ordenadores, sino lo que se compra, lo que transita por estos. En España habrá un desembarco grande del ebook como ya ocurrió con los portátiles y los móviles.

Lo que ocurre es que todavía no hay una cantidad de títulos suficientes para animar a los lectores. Uno se encuentra clásicos, que es lo que menos lee un lector medio. Cuando los lectores tengan las mismas ofertas que en la librería y se conozcan con más frecuencia alternativas como ‘Musa a las 9’, es decir, más editoriales online donde se puedan adquirir libros de escritores actuales, será el comienzo del cambio.

Usted es de Perú, ¿cree que es muy diferente la situación actual que se vive en España de la existente fuera de sus fronteras?

Yo creo que, ahora, en el mundo está ocurriendo exactamente lo mismo. En países más pobres la entrada del mercado del libro digital es más lenta, pero más por razones económicas que por razones tecnológicas. El mercado latinoamericano está creciendo muchísimo más y hay una receptividad muy grande al ebook.

Parafraseando el título de una de sus novelas, ¿cree que este retraso en la industria nos permitiría hablar de ‘Los años inútiles’ de la literatura online?

Es el típico problema de un mercado que se mueve vertiginosamente y que, a la larga, nos va a beneficiar, como nos ha ocurrido con las nuevas tecnologías. Hace unos diez o quince años era impensable que uno tuviera un portátil, que pudiera montar una empresa online, una editorial… Siempre va a haber esta tendencia de que cada dos años cambiarán los aparatos que nos obliguen a cambiar los formatos. El libro electrónico se está asentando y en unos años será algo común tener un ebook en casa.

Conoce a fondo a Jorge Benavides  Conoce a fondo ‘Musa a las 9′