Los amantes de los libros y la literatura se dan cita en ‘Librofilia’

Como esta semana ha estado centrada, principalmente, en mostrar redes sociales del mundo de la cultura y el arte, desde Cultura en Positivo queremos finalizarla en la misma línea. Después de ver una red social ideal para cinéfilos y bucear por una comunidad exclusiva para artistas, hoy nos centramos en el plano literario.

En esta búsqueda por el mundo online hemos encontrado una nueva comunidad dedicada a los libros y a lo grandes lectores. Librofilia se vende como una red social de “recomendaciones literarias” en la que puedes recibir información de los libros que más te interesan, gestionar tus lecturas, compartirlas y disfrutar de la amplia base de datos creada por otros usuarios de la red.

Entre los contenidos que los usuarios pueden encontrar en esta red social destacan también las fichas realizadas de cada título literario, bibliografías de autores, reseñas y críticas. Todos los usuarios de esta comunidad participan activamente en la creación de este gran índice bibliográfico, convirtiendo el placer de la lectura en una verdadera experiencia social.

¿Cuál es la novedad más interesante de Librofilia? Nos llama la atención que tiene un sistema basado en el “karma”, al más puro estilo de “meneame.com”, que beneficia a los usuarios más activos. El karma es un valor que se calcula periódicamente a partir de la participación en la propia red y que atiende a factores como el envío de libros, las críticas redactadas, el número de fichas completadas o el tiempo de conexión. Las publicaciones de usuarios con un karma elevado obtienen una posición privilegiada en la página.

Por otro lado, desde la propia red apuestan por una lugar en internet “más social”, donde la comunidad pueda votar por cambios en cada ficha: críticas, sinopsis, portadas, títulos de libros, libros que componen tours de votación… Con esto consiguen que no todo dependa de un equipo de validación y que la figura del usuario sea más importante.

Del mismo modo, y para preservar la privacidad de sus integrantes, las amistades en  Librofilia son bidireccionales, es decir, se necesita la aprobación del otro para poder estar en el mismo círculo.

Esto es sólo una parte de lo que te puedes encontrar aquí. Si eres aficionado a la lectura y te gusta escribir y charlar sobre los libros que has leído, o los que te gustaría leer en el futuro, te recomendamos que pruebes Librofilia y te sumes a esta charla 2.0 con un dulce sabor literario.

Anuncios

Aitor Grandes: “Nuestra idea es darle sencillez en el servicio al usuario”

Equipo de 24symbols – © Aitor Grandes

Con la llegada de Spotify a Estados Unidos nos podemos hacer una idea de lo válido que es este modelo en el nuevo paradigma de la difusión de la cultura. Hoy os traemos “el Spotify de los libros”, como lo han denominado muchos hasta la fecha, una iniciativa que ofrece un amplio catálogo de libros vía streaming.

24symbols es el nombre de esta iniciativa, que nace con la convicción firme de adaptar el consumo de libros a un modelo adaptado a los lectores de ebooks. Desde ‘Cultura en Positivo’ hemos hablado con Aitor Grandes, uno de sus fundadores, para que nos desgrane la visión de esta iniciativa que ofrece desde clásicos literarios hasta libros de cocina. No te pierdas la entrevista.

Os suelen identificar como “el Spotify de los libros”. ¿Cómo ha influido esto en el lanzamiento de la iniciativa?

Creo que nos ha beneficiado bastante en cuanto al mensaje que hemos dado. La idea es que se transmite fácilmente nuestro modelo al público. Se entiende rápidamente que es un modelo freemium, es decir, que tienes una parte gratis y luego una de suscripción. Spotify tiene 10 millones de usuarios en Europa y 1,5 de ellos son Premium. Cuando lo contamos en Europa decimos que somos Spotify, cuando hablamos en Estados Unidos decimos que somos un modelo como Netflix o Hulu.

Lo que intentamos es, igual que ha ocurrido en otras industrias culturales como el vídeo o la música, en cuanto a los modelos de suscripción que han surgido con ellos, aplicar los modelos de suscripción que han surgido al mundo de los libros.

El eslogan que lanzáis, “one-click reading”, es la mejor manera de entender 24symbols, ¿no?

Exacto. El “one-click reading” viene a decir que esto es muy fácil y desde el momento en que te registras ya puedes empezar a leer. Por ejemplo, si tú ves el libro que está leyendo uno de tus amigos solo tienes que pinchar en él y directamente entras al libro para poder leerlo. Nuestra idea es darle mucha sencillez en el servicio al usuario.

¿En qué punto está la industria editorial en nuestro país? ¿Qué visión tenéis desde vuestra empresa?

Creo que se está adaptando mucho más rápido que la industria del cine y la industria de la música porque ya se tiene la experiencia de los últimos diez años. Aún así, a las grandes organizaciones les cuesta cambiar, por eso es más fácil que una startup como nosotros. Ahora mismo, todos los canales que hay en la industria son canales de venta de copias, es decir, trasladan lo que hay en el mundo físico al mundo online. En nuestro caso no es así, hemos creado un modelo online puro basado en la suscripción. Somos un canal que no se basa en la copia sino en un modelo freemium en el que puedes leer gratis con publicidad o puedes pagar una pequeña cuota.

¿Crees en la convivencia de estos dos modelos?

Creemos que estos dos modelos van a coexistir, como ocurre en el mundo de la música y el cine, y coexistirán también con nuevos modelos que vayan saliendo poco a poco.

Cuando uno habla de libros siempre se va a la clásica novela, pero vosotros ofrecéis hasta libros de cocina. Háblanos de la oferta de 24symbols.

Efectivamente. Ahora mismo tenemos un catálogo de unos 1.000 títulos. Tenemos muchos libros fruto de acuerdo con las editoriales y otros que iremos subiendo que están libres de derechos de autor. Cuando nos referimos al proyecto siempre empezamos a hablar de literatura, novela… pero el abanico es mucho más amplio. Tenemos desde libros de gestión, de management, libros universitarios, cómics, libros de cocina…

Por lo que hemos visto en el poco tiempo que llevamos, algo que está funcionando muy bien son los libros de management. Pensamos que nuestra herramienta también puede ser muy potente para las universidades. Si éstas pueden subir a un repositorio único en la nube muchos de sus libros, es una manera muy sencilla de acceder para los usuarios  y una forma sencilla de monetizar para las editoriales universitarias porque se podría incluso facturar en la matricula de los alumnos que, además de poder ser muy barato, ya está pagando una pequeña cuota.

¿Podrías explicarnos las distintas tarifas que ofrecéis?

Básicamente estos modelos funcionan gratis para la gran mayoría de la gente, pero con publicidad. Se monetiza el contenido, en cierta medida, con la publicidad, y esto retorna a las editoriales. Estos modelos no son sostenible solo con publicidad. Realmente funcional el modelo cuando se combinan las dos partes, la gratuita y la suscripción. Nosotros esperamos llegar a un 8%-10% de conversión, es decir, que de todo el mundo que lee gratis, unos pocos paguen por leer.

¿Y cuáles son esos factores de conversión?

Si eres usuario Premium vas a poder leer sin publicidad y cuando no estés conectado a Internet (offline). Estos dos factores son los principales para que alguien quiera pasarse del modelo free al Premium.

Hay una queja constante sobre el precio de los ebooks, ¿24 podría ser una solución a este problema?

Esa es la idea, intentar hacer que por una cuota razonable puedas llegar a un contenido muy amplio y, además, sea rentable para las editoriales. Lo ideal es que no tengas que estar pagando por cada una de las copias que quieres leer. Ahora también hay un debate abierto sobre qué es caro y qué no lo es en materia de libros digitales que se irá adaptando hasta que surja algún modelo tipo iTunes… De todos modos, la percepción del usuario es que un libro físico vale más que el digital.

Instantáneo, no ocupa lugar… ¿Cuáles son las principales ventajas que creéis que aporta vuestra plataforma?

La principal es el “one-click reading”, es decir, que leer un libro en nuestro servicio sea más fácil que piratearlo, que la gente pague una pequeña cantidad a cambio de calidad y sencillez. Al final tienes un repertorio que está en “la nube” que es accesible desde cualquier dispositivo; puedes estar en tu casa leyendo en un iPad, luego ir en metro leyendo desde un smartphone o leer desde el ordenador de un amigo. Vas a tener toda tu biblioteca online con capacidades sociales, como compartir pequeñas citas, hacer anotaciones, etc., que van a hacer a la plataforma mucho más interesante.

Otras quejas frecuentes están relacionadas con los sistemas anticopia. ¿Cómo gestionáis dichos sistemas en 24symbols?

Nosotros no tenemos ningún tipo de DRM (sistema anticopia), nuestro DRM es “la nube” en sí, todo el contenido está en Internet. Tú no puedes descargar ese contenido, puedes acceder desde cualquier tipo de dispositivo. Si pagas una pequeña copia para leer, por ejemplo, offline en un iPad, en este caso te descargas el contenido pero está en una memoria interna a la que tiene acceso la aplicación pero no el usuario. Además, este contenido va encriptado. Esto lo que hace es darle mucha sencillez al usuario al no necesitar ningún DRM de terceros.

Ya para acabar, ¿qué te parece la iniciativa de ‘Cultura en Positivo’?

Me parece fantástico. Al final lo que hay que intentar es buscar nuevos modelos de negocio que sean rentables para todas las partes. Se ha intentado parar la piratería de una manera legal. Si bien tiene que haber ciertas reglas, es muy difícil controlar un fichero en Internet, más cuando un libro pesa muy poco. Se trata de dar un servicio con un modelo de negocio coherente, adaptado a la demanda del público y a un precio razonable. Ahora mismo hay una gran demanda y no hay una oferta de este tipo de contenidos.

Si todavía te queda alguna duda sobre 24symbols, dale al play:

24symbols from 24symbols on Vimeo.

‘Book trailers’, la nueva forma de promocionar los libros

La llegada de los ebooks al mercado ha hecho que todo su entorno cambie para adecuarse a la red. La nueva moda llega ahora en forma de Book trailers, una nueva manera de acercar la literatura a los usuarios.

Seguro que ya te haces una idea de lo que estamos hablando. Los Book trailers son videos cortos que resumen el gancho de una novela y que tienen un único objetivo claro: dejar al lector con la miel en los labios para que quiera seguir leyendo.

Como en casi todo, cuando hablamos de la industria editorial, esta nueva forma de vender se gestó en Estados Unidos, aunque en Europa también tuvo un eco considerable. ¿Cuál es el motivo de su éxito? Pues el creciente uso de las redes sociales ha hecho que este tipo de contenido viral subiese como la espuma y engatusase a los lectores de todo el mundo.

Lo cierto es que están ayudando a darle una popularidad mayor al libro y eso se agradece. Aquí os dejamos diferentes ejemplos:

‘El mundo de Komori’, de Javi Araguz

‘Duma Key’, de Stephen King

‘1Q84’, Haruki Murakami

‘Betibú Booktrailer’, Claudia Piñeiro

“El ‘todo vale’ en internet es muy populista pero puede afectar a la cultura de un país”

El ebook está cada vez más presente en nuestras vidas. Poco a poco, en España las editoriales se van lanzando al entramado online de esta nueva forma de consumir literatura, esta nueva ventana para comprar libros.

Beatriz Rodríguez es, junto a Leonor Medel, la creadora de ‘Musa a las 9’, una editorial independiente dedicada en cuerpo y alma a los libros digitales. Con ella hemos charlado sobre la penetración que tiene en la actualidad el ebook en nuestro país, sobre su convivencia con el libro tradicional y sobre los retos que la industria editorial tiene por delante.

¿Cómo empezó esta aventura de ‘Musa a las 9’?

Pues surge porque Leonor y yo éramos amigas y hablábamos mucho de literatura y ella venía del mundo de la gestión cultural y yo de la edición en papel. Queríamos montar una editorial pero, como yo tenía una visión un poco descorazonadora de las ediciones en papel, empezamos a pensar que una buena alternativa era la edición digital.

¿El ebook está bien implantado en España o todavía le queda camino por recorrer?

Creo que es una realidad mental del presente, pero en efectos prácticos sigue siendo una cuestión de futuro. En primer lugar, porque los índices de lectura son muy inferiores a otros países como Alemania, Inglaterra o Estados Unidos, y porque la cultura online ha ido por otros derroteros. Por ejemplo, Amazon comenzó su andadura en el 94 y eso ha facilitado mucho las cosas. También hay un problema fundamental que es que el antiguo modelo no termina de adaptarse al nuevo y no encuentra la vía adecuada.

En cuanto al precio, muchos compradores de ebooks dicen que en nuestro país es muy elevado, ¿qué opinas al respecto?

Esa opinión es muy relativa. Por ejemplo, nuestra editorial tiene ebooks desde un euro y medio hasta seis euros. No creo que sean precios altos para lo que cuesta hacer un ebook desde el punto de vista del autor y del editor. También es verdad que hay otras plataformas muy importantes que, aunque no han elegido un modelo adecuado para llegar a este tipo de lector, sí que han bajado mucho los precios. Por eso creo que este empieza a ser un argumento que se queda un poco antiguo. El secreto está ahí. Si queremos realmente ofertar un catálogo legal y que la gente lo demande, se tienen que bajar un poco los precios.

¿Qué otras barreras obstaculizan la implantación a una escala mayor del ebook en España?

Es un tema un poco complicado, pero creo que los intermediarios todavía no están posicionados en la venta del libro digital y de alguna manera están impidiendo la labor de las editoriales en papel. También hay otros factores como las multinacionales que tienen editoriales pero también tienen librerías y no ofertan ese catálogo. Estamos en un momento diferente al de la música. Pese a que sigue habiendo reticencias, en cuanto a la demanda que hay, todavía vamos más adelantados.

¿Vivir exclusivamente de la venta de ebooks es más rentable que el modelo de una librería tradicional?

Es más o menos igual de poco rentable (risas). Nosotros somos una editorial independiente especializada en literatura, que cuida mucho su catálogo. Todos los factores que influyen en el proceso de la edición en papel son los mismos. Tenemos los mismos problemas con diferentes agentes, pero el problema fundamental de una editorial independiente, sea en papel o sea en digital, es llegar al lector.

También hay muchas quejas con los sistemas anticopia, ¿existen tantas trabas en este aspecto?

Es cierto que dan muchos problemas porque se trata de unos programas que obligan al usuario a tener otro programa diferente que acepte ese sistema y que es complicado instalar. El comercio online tiene que ser muy rápido, no hay que ponerle barreras a algo que no es tangible. Por una parte más ideológica a mí no me parece del todo bien porque el préstamo de libros no debería ser un problema para los que vendemos o para los que escriben, porque eso se ha dado siempre. El problema son las páginas de archivos compartidos. La gente que se dedica a montar estas páginas se ríe del DRM y de todos los sistemas antipiratería.

¿Qué importancia tiene la plataforma de venta de una editorial? ¿Qué se busca en ellas?

Ahora mismo lo que más se busca es información sobre el tema en sí. La gente nos hace muchas preguntas, a través de las redes sociales, sobre cómo funciona una editorial digital. La idea que teníamos nosotros es seguir con la cultura 2.0 y crear una comunidad donde la gente se sienta cómoda y confíen en nosotros.

¿Qué convivencia piensas que tendrán los ebooks y los libros tradicionales en un futuro?

Un ejemplo bueno sigue siendo Estados Unidos, donde Amazon ya vende más ediciones digitales que de papel, pero eso no quiere decir que la venta de libros en papel se esté yendo al garete. Yo no soy nada apocalíptica al respecto y creo que existirá una convivencia. También es cierto que últimamente se habla mucho sobre el futuro del libro y se está generando una especie de cortina de humo con el presente del libro electrónico. Hay temas mucho más importantes que éste para solucionar antes, como quiénes van a ser los intermediarios o cómo se van a hacer las aplicaciones dentro de los libros electrónicos para que las editoriales tengan presencia…

¿Qué opinión os merece la iniciativa de ‘Cultura en positivo’?

Lo más importante es que el mensaje de que si realmente se denosta la cultura en el sentido de que no se le da un valor, propiciado por agentes expertos en darles ese valor, vamos a degradarla. A mí el mensaje de ‘cultura en positivo’ me parece muy correcto. El “todo vale” es muy populista pero puede afectar directamente a la cultura de un país, que es lo que hace que evolucionemos y que seamos libres. Es importante que esos canales sigan vigentes para que los buenos pensadores, los buenos escritores y los buenos artistas sobrevivan.