¿Todavía no has navegado por ‘Españaescultura.es’?

Hace unas semanas os adelantamos en este blog la nueva iniciativa del Ministerio de Cultura, ‘España es cultura’, una web para que todos los españoles, y aquéllos que se interesan por nuestra cultura, puedan disfrutar del patrimonio y la diversidad de nuestro país a golpe de clic en un mismo site.

Entre las posibilidades que ofrece la página, los usuarios tienen acceso a  referencias de más de 1.200 autores, más de 1.000 obras de arte, 1.100 monumentos, 800 obras de música, literatura, danza o cine, así como más de 110 propuestas culturales.

A continuación os damos algunos consejos para navegar por el site.

¿QUÉ ES ‘ESPAÑA ES CULTURA’?:

APROVECHA LOS RECURSOS DE LA WEB:

Anuncios

Arranca el ‘V Ciclo de Cine Europeo de Verano al aire libre’

Madrid volvera a acoger, por quinto año consecutivo, el ‘Ciclo de Cine Europeo de Verano al aire libre’. En esta edición se proyectarán un total de 7 películas europeas en la pantalla gigante de 14×7 metros situada en el Paseo de la Castellana número 46.

Si te gusta el cine internacional y disfrutas con una buena película al aire libre no te pierdas esta oportunidad que dará comienzo 13 de julio y finalizará el 17 de agosto. Todas las películas se proyectarán en versión original y subtitulada. Además, la entrada a las películas será gratuita.

PROGRAMACIÓN:

13 de julio – ‘Welcome’, de Philippe Lioret (Francia)

Con la intención de impresionar y volver a conquistar a su esposa, Simon, profesor de natación en la piscina pública de Calais, decide arriesgarse y entrenar en secreto a un joven refugiado kurdo para que atraviese a nado el Canal de la Mancha.

20 de julio – ‘El Concierto’,de Radu Mihaileanu (Francia)

En la época de Brezhnev, Andrei Filipov era el mejor director de orquesta de la Unión Soviética y dirigía la célebre Orquesta del Bolshoi. Pero en plena gloria, tras renunciar a separarse de sus músicos judíos, entre los que estaba su mejor amigo Sacha, fue despedido. Treinta años después, sigue trabajando en el Bolshoi, pero ahora como limpiador.

27 de julio – ‘Reyjavik Rotterdam’, de Oskar Jónasson (Islandia)

Christopher se siente como pez fuera del agua tras ser despedido de un buque carguero. Al haber sido pillado in fraganti traficando con alcohol, no es muy probable que le vuelvan a contratar. Dado el elevado precio del alcohol en Islandia, él y sus compañeros no han podido resistirse a ganar un dinero extra introduciendo vodka de contrabando en sus viajes por mar. Tras recuperar su trabajo, cae en la tentación de dar un último golpe creyendo que así dejará atrás todos sus problemas definitivamente.

3 de Agosto – ‘My Nikifor’, de Krzysztof Krauze (Polonia)

En 1960, un vagabundo merodea por el balneario de Krynica mendigando a los visitantes. Se trata de un viejo pintor rural de aspecto decrépito al que nadie hace caso y, sin que nadie le invite, se cuela en el estudio de Marian Wlosinski, pintor que reside en el balneario para realizar encargos para el gobierno.

10 de agosto – Doble Sesión:

22.00 horas: ‘¿Cuánto pesa su edificio, Mr. Foster?’, de Carlos Carcas, Norberto López (España, Reino Unido)

Este documental narra la trayectoria vital de uno de los arquitectos más emblemáticos del siglo XXI y su inquebrantable pasión por mejorar la calidad de vida a través del diseño. Además, recoge los orígenes de Norman Foster y cómo sus sueños e influencias inspiraron la creación de edificios como el aeropuerto de Pekín (el más grande del mundo), el Reichstag, el edificio Hearst de Nueva York y construcciones como el puente más alto del planeta, el viaducto Millau, en Francia, entre otros.

23.15 horas: ‘El testamento del doctor Mabuse’, de Fritz Lang (Alemania)

El inspector Lohmann recibe una llamada telefónica de Hoffmeister, un antiguo miembro del Departamento de Policía para denunciar un asunto de falsificación, pero éste sufre un atentado que lo enloquece por completo antes de poder revelar los detalles, incapacitándole como testigo. Las investigaciones de Lohmann lo conducen hasta el doctor Mabuse, pero el famoso criminal hace años que está recluido en una clínica psiquiátrica, cuyo director, el doctor Baum, es un eminente psiquiatra que se ha dejado fascinar por el genio de Mabuse y por su legado: una especie de testamento donde describe el camino que hay que seguir para fundar el Imperio del Crimen.

17 de agosto – ‘Die Fremde’, de Feo Aladag (Alemania)

Esta cinta trata los derechos de la mujer a través de la historia de una joven de ascendencia turca que lucha por llevar una vida independiente en Alemania a pesar de la oposición de su familia. Los crímenes de honor, la violencia contra las mujeres y el conflicto entre el deseo de realización personal y la presión social y familiar serán temas comunes de un diálogo entre ciudadanos europeos.

“En unos años, será algo común tener un ebook en casa”

© Jorge Montgomerie

El ebook reclama una mayor presencia en la nueva industria literaria. Mientras se van definiendo las líneas de convivnecia con los libros tradicionales, la búsqueda de un modelo de negocio de garantías se está convirtiendo en una prioridad. Desde ‘Cultura en Positivo’ hemos querido ahondar más en el tema desde el punto de vista de un escritor de renombre.

Jorge Eduardo Benavides ha hablado con nosotros sobre la reciente industria editorial y la llegada del ebook como nueva herramienta para la literatura. El autor, que ha publicado con la editorial ‘Musa a las 9’ la novela ‘Los años inútiles’, nos concedió una interesante entrevista sobre la actualidad del libro electrónico y los nuevos retos a los que se enfrenta la literatura en este nuevo paradigma de una industria con sabor 2.0.

Como escritor, ¿cómo está viviendo este cambio en la industria editorial con la llegada del ebook?

Realmente creo que nadie del sector, ni libreros, ni editores, ni mucho menos escritores, sabemos cómo nos puede afectar. Por un lado, es indudable que el ebook abre muchas posibilidades para tener más lectores. Lo que no sabemos es cómo vamos a poder cobrar esos derechos. Es un poco lo que ha pasado con la música, pero el libro es distinto. En esa incertidumbre estamos, pero a mí me parece positivo que existan otros formatos donde se pueda leer. Frente al resquemor de aquéllos que creen que el libro digital puede sustituir al libro de papel, yo no creo que eso ocurra, por lo menos a medio plazo.

Entonces, ¿cree que la relación entre el ebook y el libro en papel tenderá a la convivencia?

Sí, a medio plazo sí. No sabemos qué ocurrirá dentro de 30 ó 40 años en adelante, pero me da la sensación de que los libros tradicionales van a seguir existiendo porque resultan muy eficaces, ya que tienen muchas cualidades que los libros digitales todavía no tienen.

Antes le preguntaba sobre su visión desde el punto de vista del escritor. ¿Qué visión tiene al respecto como lector?

Yo he utilizado algunos modelos de ebooks y son muy cómodos para leer. Como hay tantos, algunos tienen algunas ventajas que otros no tienen. Leer es muy sencillo, es muy cómodo y abre unas enormes posibilidades para los que somos lectores como poder llevarte los libros que quieras de viaje y no tener que cargar con mucho peso. Para sondear lo que uno quiere leer es una herramienta muy buena.

¿El ebook da más oportunidades a los escritores?

Sí, lo que pasa es que hay que unificar los criterios de los aparatos en sí, el hardware, para que sea fácil para el consumidor acceder a los libros a través de Internet para poder descargárselos. Tienen que ofrecer una serie de ventajas que ya empiezan a ofrecer como la lectura fácil, por esto de la tinta digital, y luego creo que nos acostumbraremos bien a leerlos. Pero mientras haya tantos formatos que no son aceptados por algunos aparatos y por otros sí, eso retrae mucho al lector.

Por otro lado, las editoriales convencionales no saben absolutamente nada de este negocio, como lo han demostrado al crear portales hechos como páginas web, que ya están desfasados, en lugar de crear una aplicación. Cuando los editores se den cuenta de cómo es el negocio seguramente habrá más ventajas de las que hay ahora.

¿Cambia mucho para el autor el trabajo “post creación literaria” en el proceso de producción del ebook?

Habrá de todo. Muchos se limitarán a escribir como hasta ahora y se lo pasarán a sus editores, quienes lo pondrán en el formato adecuado, y habrá escritores que incluso escriban pensando en el ebook con nuevas fórmulas como las que se utilizaban a finales del siglo XIX y principios del XX, por entregas. Supongo que una de las muchas posibilidades es la posibilidad de comprar la novela por entregas y que el lector pueda ir viendo cómo se va desarrollando la historia. En el fondo, estamos volviendo al siglo XIX, por lo que tenemos todo el pasado para hacer literatura.

Mucha gente se queja de los precios altos de los ebooks actuales, ¿qué opina al respecto?

No creo que realmente sean muy caros pero soy optimista al creer que el precio va a bajar y que se van a generar multitud de oportunidades. Lo que le importa al vendedor de esos soportes no es tanto el soporte en sí, como ocurre con los ordenadores, sino lo que se compra, lo que transita por estos. En España habrá un desembarco grande del ebook como ya ocurrió con los portátiles y los móviles.

Lo que ocurre es que todavía no hay una cantidad de títulos suficientes para animar a los lectores. Uno se encuentra clásicos, que es lo que menos lee un lector medio. Cuando los lectores tengan las mismas ofertas que en la librería y se conozcan con más frecuencia alternativas como ‘Musa a las 9’, es decir, más editoriales online donde se puedan adquirir libros de escritores actuales, será el comienzo del cambio.

Usted es de Perú, ¿cree que es muy diferente la situación actual que se vive en España de la existente fuera de sus fronteras?

Yo creo que, ahora, en el mundo está ocurriendo exactamente lo mismo. En países más pobres la entrada del mercado del libro digital es más lenta, pero más por razones económicas que por razones tecnológicas. El mercado latinoamericano está creciendo muchísimo más y hay una receptividad muy grande al ebook.

Parafraseando el título de una de sus novelas, ¿cree que este retraso en la industria nos permitiría hablar de ‘Los años inútiles’ de la literatura online?

Es el típico problema de un mercado que se mueve vertiginosamente y que, a la larga, nos va a beneficiar, como nos ha ocurrido con las nuevas tecnologías. Hace unos diez o quince años era impensable que uno tuviera un portátil, que pudiera montar una empresa online, una editorial… Siempre va a haber esta tendencia de que cada dos años cambiarán los aparatos que nos obliguen a cambiar los formatos. El libro electrónico se está asentando y en unos años será algo común tener un ebook en casa.

Conoce a fondo a Jorge Benavides  Conoce a fondo ‘Musa a las 9′


“El ‘todo vale’ en internet es muy populista pero puede afectar a la cultura de un país”

El ebook está cada vez más presente en nuestras vidas. Poco a poco, en España las editoriales se van lanzando al entramado online de esta nueva forma de consumir literatura, esta nueva ventana para comprar libros.

Beatriz Rodríguez es, junto a Leonor Medel, la creadora de ‘Musa a las 9’, una editorial independiente dedicada en cuerpo y alma a los libros digitales. Con ella hemos charlado sobre la penetración que tiene en la actualidad el ebook en nuestro país, sobre su convivencia con el libro tradicional y sobre los retos que la industria editorial tiene por delante.

¿Cómo empezó esta aventura de ‘Musa a las 9’?

Pues surge porque Leonor y yo éramos amigas y hablábamos mucho de literatura y ella venía del mundo de la gestión cultural y yo de la edición en papel. Queríamos montar una editorial pero, como yo tenía una visión un poco descorazonadora de las ediciones en papel, empezamos a pensar que una buena alternativa era la edición digital.

¿El ebook está bien implantado en España o todavía le queda camino por recorrer?

Creo que es una realidad mental del presente, pero en efectos prácticos sigue siendo una cuestión de futuro. En primer lugar, porque los índices de lectura son muy inferiores a otros países como Alemania, Inglaterra o Estados Unidos, y porque la cultura online ha ido por otros derroteros. Por ejemplo, Amazon comenzó su andadura en el 94 y eso ha facilitado mucho las cosas. También hay un problema fundamental que es que el antiguo modelo no termina de adaptarse al nuevo y no encuentra la vía adecuada.

En cuanto al precio, muchos compradores de ebooks dicen que en nuestro país es muy elevado, ¿qué opinas al respecto?

Esa opinión es muy relativa. Por ejemplo, nuestra editorial tiene ebooks desde un euro y medio hasta seis euros. No creo que sean precios altos para lo que cuesta hacer un ebook desde el punto de vista del autor y del editor. También es verdad que hay otras plataformas muy importantes que, aunque no han elegido un modelo adecuado para llegar a este tipo de lector, sí que han bajado mucho los precios. Por eso creo que este empieza a ser un argumento que se queda un poco antiguo. El secreto está ahí. Si queremos realmente ofertar un catálogo legal y que la gente lo demande, se tienen que bajar un poco los precios.

¿Qué otras barreras obstaculizan la implantación a una escala mayor del ebook en España?

Es un tema un poco complicado, pero creo que los intermediarios todavía no están posicionados en la venta del libro digital y de alguna manera están impidiendo la labor de las editoriales en papel. También hay otros factores como las multinacionales que tienen editoriales pero también tienen librerías y no ofertan ese catálogo. Estamos en un momento diferente al de la música. Pese a que sigue habiendo reticencias, en cuanto a la demanda que hay, todavía vamos más adelantados.

¿Vivir exclusivamente de la venta de ebooks es más rentable que el modelo de una librería tradicional?

Es más o menos igual de poco rentable (risas). Nosotros somos una editorial independiente especializada en literatura, que cuida mucho su catálogo. Todos los factores que influyen en el proceso de la edición en papel son los mismos. Tenemos los mismos problemas con diferentes agentes, pero el problema fundamental de una editorial independiente, sea en papel o sea en digital, es llegar al lector.

También hay muchas quejas con los sistemas anticopia, ¿existen tantas trabas en este aspecto?

Es cierto que dan muchos problemas porque se trata de unos programas que obligan al usuario a tener otro programa diferente que acepte ese sistema y que es complicado instalar. El comercio online tiene que ser muy rápido, no hay que ponerle barreras a algo que no es tangible. Por una parte más ideológica a mí no me parece del todo bien porque el préstamo de libros no debería ser un problema para los que vendemos o para los que escriben, porque eso se ha dado siempre. El problema son las páginas de archivos compartidos. La gente que se dedica a montar estas páginas se ríe del DRM y de todos los sistemas antipiratería.

¿Qué importancia tiene la plataforma de venta de una editorial? ¿Qué se busca en ellas?

Ahora mismo lo que más se busca es información sobre el tema en sí. La gente nos hace muchas preguntas, a través de las redes sociales, sobre cómo funciona una editorial digital. La idea que teníamos nosotros es seguir con la cultura 2.0 y crear una comunidad donde la gente se sienta cómoda y confíen en nosotros.

¿Qué convivencia piensas que tendrán los ebooks y los libros tradicionales en un futuro?

Un ejemplo bueno sigue siendo Estados Unidos, donde Amazon ya vende más ediciones digitales que de papel, pero eso no quiere decir que la venta de libros en papel se esté yendo al garete. Yo no soy nada apocalíptica al respecto y creo que existirá una convivencia. También es cierto que últimamente se habla mucho sobre el futuro del libro y se está generando una especie de cortina de humo con el presente del libro electrónico. Hay temas mucho más importantes que éste para solucionar antes, como quiénes van a ser los intermediarios o cómo se van a hacer las aplicaciones dentro de los libros electrónicos para que las editoriales tengan presencia…

¿Qué opinión os merece la iniciativa de ‘Cultura en positivo’?

Lo más importante es que el mensaje de que si realmente se denosta la cultura en el sentido de que no se le da un valor, propiciado por agentes expertos en darles ese valor, vamos a degradarla. A mí el mensaje de ‘cultura en positivo’ me parece muy correcto. El “todo vale” es muy populista pero puede afectar directamente a la cultura de un país, que es lo que hace que evolucionemos y que seamos libres. Es importante que esos canales sigan vigentes para que los buenos pensadores, los buenos escritores y los buenos artistas sobrevivan.

“La discusión copyleft vs copyright no tiene sentido”

Si empezamos la semana con Spotify como invitado de honor, hoy continuamos con una propuesta musical diferente, atrevida y cargada de ilusión y buenas ideas. Se trata de ‘La incubadora musical’, un proyecto que nace, crece y se desarrolla desde la iniciativa de Joshua Jonitz.

Su convicción por el desarrollo de nuevos proyectos musicales ha sido su motor de arranque. Su intención es clara: “La música, además de un arte es un negocio” y para desarrollarlo, Joshua apuesta por la autogestión del artista como principio de su crecimiento musical. Sobre esta idea y otros temas como Internet, derechos de autor y el futuro de la propia música hablamos en esta pequeña entrevista.

Antes de nada cuéntame un poco cómo surge ‘La incubadora musical’ y qué te fue lo que te impulsó a llevarla a cabo.

Todo parte de la observación de una creciente analogía entre el emprendimiento empresarial y el musical. La importancia de desarrollar un plan de negocio diferenciador, la incorporación de un equipo capaz de materializarlo, el marketing creativo de bajos recursos, la búsqueda de financiación y el uso intensivo de los medios online, son desafíos que afectan a ambos por igual. Esta similitud en realidad siempre ha existido, aunque nunca las barreras de entrada han sido más favorables que ahora para músicos con intereses en construir su propio proyecto músico-empresarial. Por lo tanto, considero que los aspirantes a convertir su música en una forma de vida, pueden y deben aprender de la incubación de startups, de ahí el nombre del blog.

Dado mi interés por el entrepreneurship y los nuevos modelos que surgen en la industria musical, el impulso de exponer al público reflexiones y conclusiones propias era un paso lógico, más aún cuando existe poco diálogo sobre estos temas en castellano. Cualquier cambio radical de una industria, origina oportunidades para gente que por interés se adentra en tierras desconocidas, en el intento de fusionar pasión y profesión, ése es mi motivo.

¿Hacia dónde crees que está evolucionando el entorno de la música?

En un sentido amplio, opino que se están produciendo tres cambios fundamentales, el primero es el aumento de la autogestión y la comercialización directa de artistas a consumidores; el segundo, la creciente entrada de empresas externas al sector que buscan beneficiarse del grado de compromiso que la música es capaz de generar, a cambio de una contraprestación económica; y el tercero, la decadencia de los medios de comunicación como agentes músico-culturales a consecuencia del arraigo de los servicios de música a la carta, las redes sociales y el uso intensivo de los dispositivos móviles.

Quizás la evolución más importante afecte a la propia figura del músico, que migra de desempeñar una función principalmente creativa a tener que familiarizarse con el desarrollo de su carrera y de su negocio. La mayoría de las discográficas ya no pueden arriesgarse a invertir en nuevos valores musicales, sin que estos hayan cosechado un cierto éxito por méritos propios, que asegure la inversión. Una vez que el artista llegue a ese punto, cabe valorar si realmente merece la pena y bajo qué condiciones, llegar a un acuerdo con un sello. Por lo tanto, quién no considere la autogestión un punto clave en el deseo de vivir de la música, desde mi punto de vista juega con desventaja.

La cuota del ”fracaso” de emprendedores es alta en cualquier sector, pero este hecho no justifica que se abandone el emprendimiento de nuevos proyectos, en la música ocurre lo mismo.

Internet abre las vías de nuevos modelos de gestión y promoción de la música, ¿cuáles son las propuestas de La Incubadora musical?

De la creciente demanda hacia la autogestión, nace también una ventana de oportunidad para servicios y profesionales, cuyo objetivo consista en asistir el desarrollo de artistas en actividades como adoptar el direct-to-fan de forma natural y como respuesta lógica a la evolución de un mercado cada vez más social; definir estrategias y hacer un uso intensivo de los numerosos servicios online existentes; establecer marcos de confianza que permitan llegar a acuerdos con inversores externos al sector; y ayudar a construir relaciones duraderas entre la comunidad de fans y los artistas

Tu iniciativa, ¿está enfocada exclusivamente en los jóvenes artistas que comienzan en la profesión?

Los artistas jóvenes desde luego que cuentan con una ligera ventaja por su afinidad a lo digital y por ser más susceptibles a adoptar estrategias nuevas, pues no tienen nada que perder. En cambio, aquéllos que estén bien posicionados y hayan visto la industria en su pleno esplendor económico, probablemente sean más críticos a la hora de experimentar. Sin embargo, no sólo artistas noveles, sino de éxito a nivel internacional están dando importantes lecciones a la industria y lo seguirán haciendo cada día más. Realmente no depende de la madurez de los artistas sino de su visión de futuro y de sus ganas de hacer las cosas de una manera diferente.

¿El formato físico ya no tiene sentido? ¿Se está adecuando bien la industria al nuevo paradigma musical?

El formato físico sí que tiene sentido aún, al menos parcialmente, aunque cada vez para una menor parte del público, en la que me incluyo. Está por ver si las majors finalmente logran remontar el vuelo y si seguirán apostando por valores musicales nuevos, o si en gran medida se centrarán en la explotación de sus catálogos.

De cualquier modo, su capital musical es enorme y por lo tanto tendrán un peso enorme en la industria por mucho tiempo, eso está fuera de duda. Las pequeñas discográficas que hayan sido capaces de sobrevivir en estos tiempos revueltos, desde luego que saldrán fortalecidas y, a mi entender, cuentan con una gran ventaja, su capacidad de adaptación, que desde luego es mucho mayor que la de las corporaciones multinacionales. No obstante, ambas tendrán que seguir lidiando con un modelo obsoleto y encontrar formas alternativas que sigan justificando su existencia en el futuro. En una situación muy distinta, yo diría casi privilegiada, se encuentra el sector del management, que a pesar de tener por delante el gran desafío de reorientar radicalmente las carreras de sus artistas y modificar sus propios modus operandis, adentrándose en terrenos nuevos y abarcando cada día más funciones, su cometido juega un papel más importante que nunca.

¿Qué beneficios otorga Internet a la música? ¿Cuáles son las principales amenazas?

Como ya he mencionado antes, el mayor beneficio que brinda internet es la eliminación de barreras de entrada, entre ellas las geográficas, culturales, sociales, de publicación, comunicación y distribución. La libertad absoluta y la instantaneidad de poder escuchar y compartir lo que el usuario elija, han dado la vuelta a la tortilla, pasando paulatinamente de un entorno dominado por la imposición de contenidos y la inversión publicitaria, a un sistema democrático que nace desde el compromiso del individuo y del impulso por compartir lo que le gusta.

No veo ninguna amenaza en concreto adjudicable a internet per se, más que la pérdida parcial de intimidad de los usuarios, que por chocante que pueda parecer, es vital para los artistas, pues les permite analizar a sus seguidores y adaptarse a ellos.

Muchas de las críticas al modelo actual se basan en que la música online es muy cara. ¿Qué opinas al respecto?

Existen opciones para todos los bolsillos y preferencias, desde el pago con atención de modelos fundados en publicidad, pasando por la suscripción para quienes prefieran gastarse una pequeña cuota mensual y disfrutar de la escucha sin interrupciones, hasta la compra unitaria. Así que no pienso que sea esta una crítica justificada.

También hay una discusión constante con el tema licencias. ¿qué opinas al respecto?

Decantarse por un tipo u otro de licencia depende sobre todo del propósito y de la estrategia que el artista elija para su obra, no existe una elección acertada unánime. La situación casi frenética de partidarios y detractores del copyleft vs. copyright, bajo mi punto de vista es una discusión sin sentido. Cada cual tiene el derecho y el privilegio de permitir o conservar los derechos que estime oportunos. Injustificado sin embargo me parece la parcialidad de las entidades de gestión, respecto a este tema.

¿Cuál crees que es la mejor vía para conseguir el respeto de la propiedad intelectual de los artistas?

Es obvio que la industria discográfica no ha evolucionado al ritmo que lo han hecho los consumidores, sea por falta de intereses o de visión. También es comprensible que abandonar un modelo tan lucrativo como el de los CD´s, para adentrarse en un entorno sustancialmente diferente y desconocido no es nada fácil, más aún si se depende de la cotización en bolsa y de balances cuatrimestrales. Pero a día de hoy y tras tantos intentos fallidos, sabemos que no existe otra vía que la de conjugar con los intereses de los consumidores. El momento en que ya no tenga sentido violar el respeto hacia la propiedad intelectual, será el mismo que acabe con el uso indebido de las obras. Es un acometido de la industria encontrar esas fórmulas, no del público, y lo está consiguiendo desde diferentes frentes. En este sentido creo en un futuro alentador para los artistas.

¿Qué opinas de iniciativas como Spotify, Yes.fm, etc?

Me parecen servicios lógicos y necesarios que darán mucho que hablar, aunque tengo mis dudas de si llegarán a suponer una fuente de ingresos importante para la mayoría de los artistas o si más bien se conciban como canales de marketing.

En lo que concierne a Spotify, su integración en Facebook y la esperada entrada en Estados Unidos, sin lugar a duda les dará un importante empujón y los colocará en una posición privilegiada con respecto a sus competidores. También su fundamento tecnológico peer-to-peer es excelente.

De entre todos los países, ¿cuál crees que se ha adaptado mejor al nuevo paradigma musical?

Es una pregunta que no puedo responder, por un lado desconozco en detalle las circunstancias de cada país y por el otro han aflorado propuestas interesantes desde distintas geografías, tanto en cuanto a artistas como a empresas se refiere. Aunque sí me atrevo a opinar que los países anglosajones nos llevan una ventaja considerable. Nos queda mucho por aprender de iniciativas que se toman en el exterior y que resultan positivas tanto para la comunidad de artistas como para el público.