‘Estrenos.com’, un punto de encuentro para los amantes del cine

Nadie puede negar que las redes sociales se han convertido en el verdadero motor de las comunicaciones actuales entre los usuarios de Internet. En el plano cultural no faltan los ejemplos.

Desde ‘Cultura en Positivo’ os traemos hoy una nueva propuesta para los amantes del celuloide. Si te gusta el cine y eres de los que no puede dejar de hablar y discutir sobre los temas que se entremezclan en la esfera del “séptimo arte”, ‘Estrenos.com’ te gustará. Se trata de una nueva comunidad “made in Spain”, con muchas vida por delante.

¿Cuál es el verdadero atractivo de esta comunidad? Las posibilidades son diversas. Según adelantaron sus creadores, en Estrenos.com “el usuario decide qué películas ver gracias a las recomendaciones de sus amigos“. Y no solo eso, además, puede hacer críticas de todas las películas que ha visto, puntuar los diferentes títulos y estar informado a través de las novedades que presenta su blog.

A pesar de que el sitio web lleva una semana escasa en funcionamiento, sus creadores, Julián Amorrich y Roberto Pérez, tienen muchos planes su futuro. En una entrevista concedida por ambos a la web’ Fayer Wayer’, afirmaron que “Estrenos.com quiere ser una alternativa y a la vez rival de servicios como Voddler”, y fueron más allá al decir que “también pretende plantar cara a Netflix”, el videoclub online norteamericano que llegará a España a principios del próximo año.

Todavía es muy prematuro pensar en grandes negocios de futuro. Amorrich y Pérez pretenden conseguir, en esta segunda parte del año, un incremento considerable del número de usuarios hasta llegar a los 300.000 para ser exactos. Pero esto no les impide hablar de rentabilidad del proyecto: “Estrenos.com podría estar basado en publicidad y, tal vez, en el alquiler de películas en streaming“.

Sea cual sea su desarrollo futuro, tenga o no tenga éxito en este nuevo mundo 2.0, la apuesta de Estrenos.com deja una cosa clara: en España hay muchos emprendedores con ideas muy buenas que se ajustan a los nuevos modelos de consumo de cultura responsable, y eso, siempre merece un aplauso.