PREGUNTAS Y RESPUESTAS

1. CONSUMO CONTENIDOS ILEGALES PORQUE NO EXISTE UNA OFERTA LEGAL QUE ME DÉ LO QUE NECESITO.

Se están llevando a cabo políticas que incentiven la oferta legal para que se amplíe y resulte cómoda y accesible a todos los ciudadanos. Las propias industrias se están movilizando hacia ese nuevo modelo de negocio y cada vez existen más páginas con contenido legal. Aquí encontrarás algunas de ellas. Busca el sello que identifica este tipo de páginas y descarga o utiliza lo que necesites.

2. LA OFERTA LEGAL QUE ENCUENTRO ES MUY CARA MIENTRAS LA ILEGAL ES GRATIS.

La distribución por Internet ahorra intermediarios, lo que provoca un abaratamiento de costes y una consecuente bajada del precio final del producto. De hecho es así, y cuanto más prolifere la oferta legal más afectará a la competitividad de los precios. Sin embargo, detrás del desarrollo y la difusión de un producto cultural siguen estando el esfuerzo y la maestría de unos trabajadores, el pago de sus sueldos y los costes de producción. El precio garantiza la pervivencia de la cultura, su diversidad y calidad.

3. ¿POR QUÉ CUESTAN TANTO LOS PRODUCTOS DIGITALES, SI NO TIENEN COSTE DE PRODUCCIÓN?

La difusión y distribución de productos digitales no tiene (o tiene muy poco) coste de producción física. Ya no hace falta el disco con su envase, ya no existe el papel ni la encuadernación del libro, etcétera. Pero hay toda una serie de costes fijos que siguen existiendo y que hay que cubrir antes de que el empresario o el creador empiecen a ganar dinero. Por ejemplo, para producir una canción hay que grabarla, lo que implica pagar a un arreglista, a los músicos, al estudio de sonido… Supongamos que todo eso cuesta 100. Si todo el mundo descarga o consume ilegalmente esa canción, el productor perderá 100, aun en el caso de que la canción sea magnífica y muy escuchada.

Si sólo dos personas acceden a esa canción a legalmente, el productor tendría que venderla a 50 para recuperar su inversión, sin ganar nada. Pero como 50 es un precio muy caro, probablemente los que se gastaron 50 una vez no comprarían más canciones. Si, en cambio, todos los que consumen la canción (digamos 1.000 personas, por ejemplo) lo hacen responsablemente, el productor podrá abaratar su precio mucho, pagar al compositor, arreglista, músicos, estudio… y ganar además algo de dinero. El precio podría ser centesimal y dar al productor la oportunidad de producir más canciones en el futuro.

4. EL CIERRE DE PÁGINAS WEB ATENTA CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

La libertad de expresión es de todos los ciudadanos, incluidos los propios creadores, que son los únicos titulares de los derechos de su obra y, por tanto, los únicos que pueden decidir sobre cómo distribuirla, si quieren regalarla o no… Del mismo modo que el cierre de una página que vende productos fraudulentos o medicinas prohibidas no atenta contra la libertad de expresión, sino que protege los derechos de los propios ciudadanos. Por otra parte, las razones para cerrar páginas web o para retirar contenido ilícito nunca podrán basarse en las opiniones allí vertidas: no podrán cerrarse páginas web si ello atentara contra la libertad de expresión.

5. YO ME BAJO MÚSICA DE CUALQUIER PÁGINA PORQUE TENGO DERECHO A LA COPIA PRIVADA.

El derecho a la copia privada solo puede desarrollarse en contextos de legalidad. Uno puede hacer una copia para su uso privado de productos adquiridos legalmente, no de productos obtenidos ilegalmente. Por otra parte, si adquieres una canción (o una película, o un libro…) en cualquier plataforma legal, tienes derecho a copiarla para tu uso privado, pero no a ponerla a disposición pública. Eso es lo que dice la ley española. No hay que olvidar que detrás de toda página ilegal hay una economía sumergida, una apropiación indebida de la obra de un artista y, por tanto, un perjuicio patrimonial y un negocio a costa de vulnerar los derechos de los demás.

6. LA PIRATERÍA FAVORECE A LA CULTURA PORQUE HACE QUE ÉSTA LLEGUE A MÁS GENTE.

Creer que la piratería favorece la cultura en España, donde las industrias culturales son una parte fundamental del nuevo modelo económico —con un peso del 4% en el PIB, un nivel elevado de nuevos talentos, una vasta tradición cultural y una lengua que comparten 500 millones de personas— es cerrar los ojos ante el ahogamiento del propio tejido empresarial cultural, la consecuente destrucción de empleo y la dificultad del desarrollo de la creatividad individual. Si un artista no obtiene ingresos por sus creaciones, dejará de disponer del tiempo necesario para seguir creando o lo hará de forma accidental y amateur. Si un productor cinematográfico o musical no recupera su inversión, no sólo se arruina, sino que deja de producir nuevas canciones o nuevas películas. Sin industria, la cultura deja de evolucionar. Y tan importante es que la cultura llegue a más gente como que sea posible, diversa y de calidad. Internet permite las dos cosas.

7. LA PIRATERÍA AFECTA A LAS MULTINACIONALES, QUE SON LAS QUE HACEN UN TIPO DE CULTURA MÁS ESTANDARIZADA Y MEDIOCRE, PERO NO A LAS PEQUEÑAS EMPRESAS.

Es justo al revés. La piratería afecta a todos, pero las únicas empresas que acaban sobreviviendo a ella son las multinacionales, que poseen más recursos y obtienen más ingresos por cantantes muy populares o películas de consumo masivo. Las multinacionales, que antes dedicaban una parte importante de sus ingresos a captar nuevos talentos, dejan de hacerlo ante la falta de rentabilidad y concentran todos sus esfuerzos en los artistas más conocidos. Por su parte, las pequeñas empresas, sin capacidad financiera, sin recursos adicionales y con una búsqueda constante del riesgo artístico, de la innovación, son las primeras en sucumbir. La piratería, así, lo primero que hace es estrangular la diversidad cultural, porque los productos minoritarios se quedan sin producir por falta de rentabilidad.

8. A MÍ ME GUSTA LA MÚSICA Y NO ENCUENTRO UNA OFERTA LEGAL COMPLETA.

Las páginas legales con contenidos musicales son muchas (puedes disfrutar de ellas aquí) y están en plena evolución. La reconversión de las industrias culturales no es tan rápida como la propia velocidad de la tecnología, su dimensión es inmensa, se necesita tiempo y seguridad jurídica para estimular a los inversores a que arriesguen y hagan crecer la oferta, ya sea en el sector de la música, como en el del cine, los videojuegos o la literatura. No obstante, el mundo de la música ha hecho ya una reconversión ejemplar y casi completa. Su oferta es ilimitada. En varias plataformas bien conocidas puedes encontrar prácticamente una oferta musical universal a un precio razonable. Un disco de 10 canciones que antes costaba más de 20€ ahora puede comprarse por menos de 10€. Y puedes elegir además las canciones que te interesan. Además, también existen diversas plataformas que ofrecen música en streaming a precios más que asequibles. Es falsa la idea de que no ha habido abaratamiento sustancial de los precios. Esos precios, además, probablemente sigan abaratándose a medida que crezca el consumo legal y responsable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s